SÓLO ATENDEMOS CON ENTREVISTA PREVIA. POR FAVOR CONTACTATE POR TELÉFONO ANTES DE VISITARNOS.
(011) 4854-0055 LIN.ROT. info@escueladepnlycoaching.com

NOTA DE PRENSA

Entrevista a Lidia Muradep, por Ricardo Ros

A finales de los años 70 oí hablar por primera vez de la PNL. Un amigo psicólogo americano me envió un extraño libro que se había publicado en Estados Unidos titulado "The structure of magic", que tiraba por el suelo todo lo que yo había estado estudiando en la Universidad. Me fascinó hasta tal punto, que escribí a la Editorial Science and Behavior Books tratando de comunicarme con los autores. Su respuesta no tardó en llegar. Me decían que el libro se iba a publicar muy pronto en español en Editorial Cuatrovientos de Chile, pero que lamentablemente no existían todavía cursos en español. Algún tiempo más tarde alguien me habló de dos chicas argentinas que estaban impartiendo cursos de PNL. Estas dos chicas argentinas eran Lidia Estrin y Lidia Muradep. Después por distintos motivos no llegué a comunicarme con ellas. Años después me enteré que estaban en Madrid impartiendo algunos cursos.Lidia Muradep es en todos los sentidos una pionera de la PNL en el mundo hispanohablante. Fue de las primeras profesionales que comenzaron a trabajar con la PNL en la Argentina y también fue quien expandió el conocimiento de la PNL en otros muchos países. Lidia es una verdadera institución. La "Escuela de las Lidias", como se conocía a su Instituto, formó a muchos de los futuros profesionales de la PNL de todo el muNdo.

RICARDO ROS: ¿Qué es la PNL para usted?

LIDIA MURADEP: La PNL es, para mí, una filosofía de vida que
me permitió atravesar los más grandes desafíos personales y
profesionales. Sus principios se han transformado en la raíz
de mi pensamiento y mi relación con el mundo.

RICARDO ROS: La PNL está evolucionando permanentemente. Las aportaciones de distintos autores son constantes. ¿Qué es lo que más le interesa actualmente de la PNL?

LIDIA MURADEP: Más allá de los nuevos aportes, me sigue apasionando investigar cómo los seres humanos armamos nuestras representaciones acerca de nosotros mismos y del mundo y cómo, cambiando esas representaciones, es posible cambiar nuestra manera de ser y hacer. Considero que la posibilidad que ofrece la PNL de “reinventar mundos” a través de la modificación de representaciones es de un valor incalculable.

RICARDO ROS: Sin miedo a hacer futurismos, ¿hacia dónde se dirige la PNL? ¿Cómo será la PNL dentro de 25 años?

LIDIA MURADEP: Así como en este entorno de cambios permanentes el ser humano se encuentra frente al desafío de expandir su potencial y su poder creativo, seguramente la PNL acompañará ese proceso encontrando nuevas maneras de comprender y trabajar sobre las personas, expandiéndose a sí misma como modelo de cambio. Al mismo tiempo, esto le permitirá rediseñarse cada vez que el entorno exija un cambio paradigmático.

Además, basándome en mi experiencia, considero que este modelo se está integrando con otros a fin de potenciar las posibilidades de transformación de los seres humanos. Por ejemplo, el enlace que se está dando en nuestra institución entre la PNL y el Coaching Ontológico, está enriqueciendo a ambos modelos y los resultados que se obtienen son excelentes.

RICARDO ROS: Si tuviera que elegir una, ¿cuál cree que ha sido la mayor aportación de la PNL?

LIDIA MURADEP: El modelado. La posibilidad de modelar la excelencia es uno de los aportes más importantes de la PNL para la construcción de una vida más rica, con más recursos y posibilidades.

RICARDO ROS: Usted es pionera en la difusión de la PNL, no sólo en Argentina, sino también en otros países hispanohablantes ¿Cuál ha sido la evolución de la PNL en Argentina?

LIDIA MURADEP: Cuando comenzamos, y debido al escaso conocimiento que había sobre el tema, el nombre “Programación Neurolingüística” sonaba extraño y funcionó, en un primer momento, como un obstáculo para su difusión. Luego, el adaptar el modelo a nuestra cultura más la experiencia y los resultados de quienes la pusieron en práctica, permitieron imponerla en nuestro país. Una situación similar se dio en España.

Desde entonces, la expansión de la PNL fue en aumento. Un número cada vez mayor de personas provenientes de distintos ámbitos comenzó a tomar contacto con sus diferentes aplicaciones. Inicialmente, observamos un rápido crecimiento en las áreas del desarrollo personal, la salud y la educación, en las que distintos profesionales -médicos, psicólogos y docentes, entre otros- la incorporaron a su labor con excelentes resultados.

Paralelamente, la gran cantidad de bibliografía sobre el tema y los comentarios de personas que ya la estaban utilizando, que comenzaron a circular, produjeron un interés creciente en el aprendizaje de estas herramientas, consolidando así el posicionamiento de la PNL como modelo estratégico de comunicación y cambio.

Poco después, la PNL comenzó a introducirse con mucha fuerza también en el ámbito de las organizaciones. Fueron las grandes empresas las que primero tuvieron la visión de las ventajas competitivas que resultarían de la incorporación de la PNL en su cultura y sus programas de capacitación.

Frente a la incertidumbre que vive el mundo y habiendo probado que sus herramientas son un poderoso y efectivo recurso, la PNL está atravesando hoy por uno de sus momentos de mayor aceptación y reconocimiento.

RICARDO ROS: ¿Qué piensa sobre la formación que se da en Argentina sobre PNL? ¿Cómo se podría mejorar?

LIDIA MURADEP: Gracias a la expansión de la PNL a la que nos hemos referido, hay en Buenos Aires una gran cantidad de instituciones y particulares dedicadas a la capacitación de alumnos y organizaciones.
Desde mi experiencia, la forma de mejorar la formación en PNL está directamente relacionada con la mejora y actualización constantes, tanto de los programas como de la metodología de enseñanza, a cargo de personas responsables que trabajen con seriedad y desde un basamento ético.

RICARDO ROS: ¿En qué consiste el coaching ontológico? ¿En qué se diferencia de otros tipos de coaching?

LIDIA MURADEP: El coaching es un proceso que brinda a las personas la posibilidad de alcanzar su más alto desempeño. Es una modalidad de aprendizaje basada en un modelo de observación, acción y resultado que entiende que las acciones que cada persona realiza y los resultados que obtiene dependen del tipo de observador que es. Siendo observadores diferentes logramos ver nuevas oportunidades de acción. Esas posibilidades que generamos cambiando nuestro modo de observar el mundo son las que, en definitiva, definen nuestros logros, la calidad de nuestra vida y el tipo de personas que elegimos ser. Usamos el término “ontológico” en el sentido del filósofo alemán Martin Heidegger, para quien la forma particular de ser que somos los seres humanos está fundada en el lenguaje, ya que gracias a este podemos preguntarnos por nuestro ser, dando inicio a la búsqueda del sentido de la vida. Y lo hacemos contando historias, cuentos y narrativas que dan sentido a lo que vemos, escuchamos y sentimos.

Las conversaciones son la clave para comprender cómo somos los seres humanos. Somos nuestras conversaciones: La manera como conversamos con nosotros mismos y con otros determina nuestro particular modo de ser.

Humberto Maturana, biólogo chileno, dice: “Las conversaciones abren nuevas posibilidades y concretan nuevas oportunidades. Cambiando nuestras conversaciones, crearemos un mundo distinto”.
El coach facilita la creación de nuevos espacios para diseñar el futuro. Como dice Rafael Echeverría, “el coach es un partero de una nueva forma de ser, un facilitador del devenir”

RICARDO ROS: ¿Cuál es su valoración del uso de nuevas tecnologías en la formación? ¿Qué opinión le merecen iniciativas como la revista electrónica ¡Chasquido!?

LIDIA MURADEP: En mi opinión, ambas representan un aporte importantísimo en la medida que posibilitan expandir nuestros límites y ampliar nuestra visión de la PNL y su mundo, vinculando personas y nuevas prácticas e ideas.

La iniciativa de ¡Chasquido! es muy valiosa, permite que todas las personas interesadas estén informadas y conozcan qué está pasando con la PNL en diferentes lugares del mundo, qué actividades se están llevando a cabo y cuáles son los nuevos desarrollos en marcha.

RICARDO ROS: Hábleme de usted, de cómo descubrió la PNL, de cómo ha influido en su vida personal y profesional.

LIDIA MURADEP: El haber conocido la PNL fue, para mi vida, “un antes y un después” ya que me permitió confirmar desde mi propia experiencia la profunda creencia de que el cambio es posible y que puede darse rápidamente y sin dolor. Esa creencia hizo posible que pudiera acompañar a tantas personas en sus procesos de cambio con resultados realmente extraordinarios. Fue con esa pasión que Lidia Estrin (mi socia hasta el 2000) y yo impulsamos la PNL en Argentina y en España.
A principios de los ´80, luego de recibirme de Psicóloga Social y completar la formación en Gestalt, inicié una intensa etapa de capacitación y a la vez de trabajo activo en Desarrollo Personal y Cambio. En este camino conocí a Lidia y, juntas, accedimos a algunas de las herramientas de PNL. En un viaje a Estados Unidos, Lidia tomó contacto con Richard Bandler, Edmund Cava y Ed y Maryanne Reese. Los Reese estaban próximos a abrir una formación de PNL en Europa. Así fue como decidimos viajar y hacer nuestra formación completa: El Practitioner en Holanda, el Master en Suiza y el Trainer en Italia. Como fruto de esa experiencia, en 1987, decidimos abrir la Primera Escuela Argentina de PNL, que fue conocida como “la Escuela de las Lidias”.

Un año más tarde, fuimos convocadas a dictar seminarios de PNL en España. En 1989, abrimos allí la Primera Escuela Española de PNL, desplegando una intensa actividad en Madrid, Logroño, Bilbao y Barcelona, a través de los tres niveles de la formación. Una vez egresada la primera promoción de Trainers, delegamos a nuestros colaboradores de Madrid la conducción de la Institución, permaneciendo Lidia y yo como sus Fundadoras.

Debido a los cambios importantes que se lograban con la PNL, comenzamos introduciéndola en las áreas terapéuticaS y de educación, expandiéndonos luego al área empresarial, dando nuestros primeros cursos en la Cámara de Comercio Española. También trabajamos para una escuela de la Comunidad de Madrid, colaborando con sus docentes en la mejora de la calidad de la enseñanza. Lo mismo hicimos en nuestro país.

En ese tiempo, quisimos que nuestros alumnos de Argentina tuvieran contacto directo con quienes habían sido nuestros maestros. Fue así como en marzo de 1992 organizamos el Primer Congreso Internacional de PNL, al que asistieron personalidades de renombre, entre ellos, Edmund Cava, los Reese, Janeth Konefal, etc.

En diciembre de 1993, nos visitó por primera vez el Dr. John Grinder, co-creador de la PNL, dando los seminarios empresariales "La Respuesta Humana al Cambio" y "El Camino a la Elección". En 1994, nos visitó por segunda vez para dictar el seminario “Modelado de la Excelencia”. Y contamos nuevamente con su presencia en abril de 2001, esta vez para transmitirnos su experiencia, en un “mano a mano” con nuestros alumnos, acerca de “Los Contratos Psicológicos en las Relaciones Personales y de Negocios”.

Para nosotros, fue un honor y un privilegio tenerlo entre nosotros y poder escuchar, de boca de su creador, historias y metáforas vinculadas al nacimiento y crecimiento de la PNL. Verlo en acción nos permitió profundizar y enriquecer el modelo que traíamos de ella.

Otro momento muy importante fue recibir la presencia de Steve Andreas, quien hoy sigue siendo Director Académico de nuestra institución, junto con Ed y Maryanne Reese. Compartir con él aquí, en nuestro medio, su experiencia de vida fue muy enriquecedor para nosotros y para nuestros alumnos.

El contacto con él significó para todos nosotros una vivencia transformadora. En 1998, dictó los seminarios “Modelado del Self Concept” y “Nuevas Estrategias de PNL para expandir nuestros Juicios, Valores y Creencias”. Al año siguiente, contamos una vez más con su presencia a través de los seminarios “Arquitectura de las Presentaciones” y “Reinventando los Vínculos”. Tuvimos también el honor de compartir con nuestros alumnos el Seminario “Biología del Conocer, Biología del Amor”, a cargo de Humberto Maturana, en 1996.

En ese mismo ciclo de encuentros con maestros internacionales, en 1998 tuvimos el placer de recibir en nuestra escuela a Ed y Maryanne Reese, quienes tuvieron a su cargo el dictado un seminario sobre la Teoría del Caos.

En 2000, realizamos la Primer Videoconferencia Internacional de PNL, Chicago- Buenos Aires, mediante la cual pusimos en contacto a nuestros alumnos con Charles Faulkner, investigador y maestro internacional, a través del seminario “El Uso de la Metáfora”.

El contacto con los maestros que visitaron nuestra escuela fue un aporte inspirador que influyó directamente en nuestro modelo del mundo y el tipo de personas que somos hoy.
En 2000, continuando con mi búsqueda de crecimiento, conocí la Ontología del Lenguaje y, a través de mi formación con el Dr. Rafael Echeverría, incorporé el nuevo modelo del Coaching Ontológico. La integración de los dos modelos me permitió profundizar y ampliar mi visión acerca del “fenómeno de lo humano”, dando un salto cualitativo a mi vida personal y profesional.

RICARDO ROS: ¿Qué les diría a muchos de nuestros lectores que empiezan hoy a interesarse por la PNL y que se encuentran con excesiva información, con demasiadas cosas por aprender? ¿Por dónde empezar? ¿Qué es lo más importante que tienen que aprender?

LIDIA MURADEP: Para iniciar este camino de aprendizaje, es necesario comenzar por la primer presuposición de la PNL: “El Mapa no es el Territorio”, es decir, comprender que nuestros mapas mentales del mundo no son el mundo. Es fundamental que primero aprendan a reconocer cómo somos y cómo funcionan nuestros mapas mentales y los de las personas con las que interactuamos.
Por otra parte, también es esencial tener en cuenta que la PNL es un modelo pragmático que se aprende a través de la práctica constante, aplicándolo a los propios procesos, tanto en el ámbito personal como laboral, y cuidando de respetar nuestra ecología interna y externa.

Agradeciendo nuevamente esta posibilidad de estar en contacto con ¡Chasquido! y sus lectores, me gustaría cerrar esta entrevista con un recuerdo que todavía hoy me llena de emoción: Cada vez que iniciábamos un nuevo curso, Lidia Estrin y yo utilizábamos la metáfora de Bandler y Grinder que dice “la vida es una fiesta a la que estamos todos invitados”. Los invito también a ustedes a unirse a este deseo y a participar de ella incorporándose a esta gran familia de la PNL.


www.pnlnet.com - Revista Chasquido! 2005

[VOLVER]

Desarrollo: z comunicación visual